Funkos
Miscelánea

Los funkos, todo un icono de la cultura Pop

Muchos jóvenes, y no tan jóvenes, desean hoy día tener unas figuras que se han convertido en un icono en el panorama pop actual: los funkos. Aunque ya llevan bastante tiempo en el mercado, ha sido en los últimos años cuando han alcanzado una verdadera relevancia y popularidad, gracias, en buena medida a la gran cantidad de licencias que manejan. Casi cualquier personaje relevante, hoy día, es susceptible de convertirse en un Funko Pop! y las estanterías de los comercios están llenas de ellos.

Desde deportistas a estrellas de cine a artistas de la canción o personajes de animación, todo el mundo que tenga cierto peso en la actualidad pop puede convertirse en un funko y ser un objeto de deseo de millones de aficionados y coleccionistas. La pasión por estos muñecos cabezones no tiene límites alcanzado gran popularidad. Uno de los mayores secretos de su éxito ha sido su capacidad para conseguir las licencias que les permite crear funkos de todas las temáticas: películas, deportes, videojuegos, grupos de música…

Origen de los Funkos

Con miles de coleccionistas que hacen cola para conseguirlos cada vez que hay un nuevo lanzamiento, la conocida compañía tiene una larga trayectoria a sus espaldas. Como tantas otras empresas de origen estadounidense, los Funkos Pop! tuvieron su origen en un garaje, en 1998, y es que este parece ser el secreto del éxito que comparten otras grandes empresas, como Amazon, Microsoft o Apple.

Fueron tres amigos amantes de lo retro los que se decidieron a emprender su propio negocio. Aunque el concepto inicial no era exactamente como el actual, la idea principal sí estaba clara, crear un personaje cabezón. Su primer diseño fue Computer Bob, un hombre con un ordenador por cabeza y, aunque no cosechó ningún éxito, fue la materialización de su proyecto.

La base del negocio, como todo el mundo ya conoce, son unas pequeñas figuras cabezonas, de un tamaño de unos diez centímetros, que representan toda clase de personajes destacados de la actualidad del momento de su lanzamiento. Aunque hay quien piensa que tan solo son productos de merchandising, la realidad es que se han convertido en todo un hito de la cultura pop.

El nombre de la compañía se debe a que esto amigos querían algo que incluyera la palabra Fun (Diversión), y al final dieron con la clave con la combinación de Fun y Company, Fun + Co, que mutó a Funko.

Crecimiento y expansión

En el documental Making Fun: The Story of Funko realizado por Netflix, Mike Becker, fundador de la empresa explica que “Todo comenzó con Austin Powers”. Gracias al éxito de la película, Funko se colocó en el punto de mira internacional. Este momento marcó un antes y un después para la empresa y fue el origen de su despegue hacia el éxito.

Mike Becker, en 2005, debido al ritmo estresante decidió venderle la empresa a un amigo suyo, Brian Marotti. Tras una mala racha a manos de su nuevo CEO que duró tres años, la Warner Bros le propuso utilizar su licencia a cambio de crear algo original que mantuviera la esencia, y es así como nacieron los Funko Pop! en 2010. Los primeros personajes fueron Batman, Joker y Linterna Verde, entre otros. Aunque hubo al comienzo un poco de reticencia por parte de los más puristas coleccionistas, el éxito fue aumentando exponencialmente. Incluso el público femenino comenzó a interesarse por estos muñecos cabezones y muchos fans los compraban para que sus ídolos se los firmaran. Poco a poco, los Funko Pop! Fueron conquistando escaparates y todas las estanterías de las tiendas hasta llegar a convertirse en lo que es hoy, un icono de la cultura pop a nivel mundial.

Funko Pop! en la actualidad

Hoy en día, en el mercado se pueden encontrar funkos de cualquier personaje. Desde personajes de ficción a cantantes, princesas Disney o figuras de terror. Si existe, se puede convertir en Funko, por eso atrae a un público muy amplio con gustos de los más dispares.

Otro elemento clave de su enorme éxito, además de haber conseguido un gran número de licencias, es que estos muñecos cabezones tienen un bajo coste, especialmente si se comparan con otros productos de coleccionistas. Eso sí, en la reventa y las subastas de algunos Funkos de las versiones limitadas se han alcanzado cifras escalofriantes.

Hace algo más de dos décadas desde la creación de la empresa y, en la actualidad, Mike Becker, su fundador, sigue ayudando a la empresa en su nueva apuesta, una línea de ropa. Pese al éxito, Mike Becker asegura, en el mismo documental citado con anterioridad, que no se arrepiente de haberla vendido. Su logro más importante fue plasmar una idea y hacer realidad un sueño, la creación de un concepto de diversión en un objeto que ha conseguido unir a gente de todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.