Comprar un movil a plazos
Miscelánea

Comprar un teléfono móvil a plazos, ¿es rentable?

Casi todos los operadores telefónicos ofrecen paquetes que incluyen un teléfono móvil a un precio reducido que se va pagando a plazos. ¿Esta fórmula realmente es interesante para el cliente o es mejor separar la compra de un móvil y la tarifa?

Veamos, a continuación, las características de dicha modalidad.

Principios y características del móvil a plazos

Los paquetes con el móvil a plazos son ofertas que incluyen tanto un plan de telefonía, tipo contratar llamadas ilimitadas sin datos, como el propio dispositivo. El principal atractivo de este tipo de paquete está en no pagar todo el valor del móvil a la vez.

Se trata de una compra a plazos que siempre incluye un compromiso de al menos 12 meses y, a menudo, de 24 meses para completar el pago. Este compromiso entre el medio y el largo plazo le permite a la marca, como por ejemplo el operador morado, subsidiar el móvil y, por lo tanto, reducir su coste de compra. Incluso, a veces, se ofrecía de forma gratuita.

A cambio, el cliente acepta pagar un suplemento mensual. Para promocionar sus paquetes, los operadores están apostando por la posibilidad de obtener un teléfono inteligente a un precio reducido mensual.

Queda de parte del cliente determinar si el argumento económico es admisible o no resulta favorable a largo plazo.

Antes de entrar en los detalles, se debe tener en cuenta que, en el caso de que un cliente desee tener un teléfono móvil de gama baja, no se recomienda recurrir a los planes móviles a plazos, porque suele ser más económico comprarlo de forma individual.

Ventajas y desventajas de los moviles a plazos

Ventajas y desventajas de los móviles a plazos

La principal ventaja de realizar la compra de un móvil a plazos es su precio. El cliente no paga todo el precio en una sola vez, sino que este se ve fraccionado en varios meses, dependiendo de la oferta del operador. Como los teléfonos de última generación a veces son muy caros, estas cuotas permiten a los clientes que no pueden gastar una gran suma de una vez acceder a la compra del terminal a lo largo de un tiempo previamente estipulado.

Si los paquetes son caros, generalmente ofrecen una gama de servicios auxiliares que no están presentes en otros paquetes. Esto suele ocurrir cuando la compañía vincula la compra a plazos de un smartphone a unas tarifas determinadas. Los clientes con usos variados e intensivos, ya sea en datos o comunicación, harán que su suscripción sea más rentable.

No obstante, en algunas compañías, es posible gestionar los productos y servicios del cliente a través de una aplicación, como es el caso de la app mi Vodafone.

Por otro lado, los móviles a plazos también tienen inconvenientes, entre ellos el período de compromiso obligatorio. Al comprometerse por un período de 12 o 24 meses, el cliente a menudo tendrá que pagar una gran suma si desea cambiar de operador antes de que finalice su compromiso.

Para finalizar

En resumen, un móvil con pago a plazos puede ser una buena adquisición si nos fijamos en las cuotas a largo plazo. Es decir, si el montante total conlleva un ahorro respecto al precio actual y la tarifa es interesante, es una buena oferta.

En todos los casos, corresponde al cliente evaluar sus necesidades de comunicación y servicio. Pero se recomienda a aquellos que hacen uso intensivo de aplicaciones y servicios como FaceTime adquirir un móvil de gama alta a plazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.